Las Terapias Alternativas

INSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍNRecibe en tu email información del Instituto, Actividades presenciales y en línea, Notas de Interés y TE REGALAMOS dos Manuales de Estudio para descargar  

 
 Suscríbete
Email:  

 

Las Terapias Alternativas


ESTUDIO ANTROPOLOGICO DE LA ENFERMEDAD

El concepto de la enfermedad está intrínsecamente unido a la cultura. Desde los orígenes del ser humano, cuando se consideraba a la enfermedad como un castigo de los Dioses o de las fuerzas desatadas de la Naturaleza, hasta nuestros días, en que comienza a ser interpretada como una posibilidad para ampliar la conciencia personal, se ha corrido un largo camino.

Son muchos los aspectos que han incidido en la progresiva evolución del ser humano, muchas las situaciones que ha superado, los obstáculos que ha vencido o las pruebas que ha remontado. Sin embargo, hay un campo que todavía hoy no ha sido capaz de dominar, un campo que le ha obligado a confiar ciegamente en la destreza o conocimientos de terceros: el restablecimiento de la salud física.

Ha sido preciso que pasaran miles de años de experiencias antes de que el ser humano se atreviera a plantearse que tal vez los estados de enfermedad no provenían de afuera, como siempre se había creído, sino que se producían en alguna parte inconsciente de la psiquis.

 

¿QUÉ ES LA ENFERMEDAD?

Hoy en día se tiende a considerar la enfermedad como una pérdida de armonía, como un trastorno del buen orden natural. Prácticamente todas las tendencias progresistas coinciden en la interacción constante del binomio mente-cuerpo y apuntan que la pérdida de equilibrio se produce en los planos más sutiles (mente), influyendo o reflejándose posteriormente en los más densos (cuerpo).

En efecto, las modernas teorías proclaman que lo que enferma no es el cuerpo, sino el ser humano, integralmente. Se puede afirmar que: “Cuando nuestros actos cotidianos entran en conflicto con nuestro objetivo espiritual, lo sepamos de un modo consciente o inconsciente, se siembran las semillas de la enfermedad”

Pero eso no es todo. Los últimos descubrimientos sobre física amplían todavía más ese concepto y vienen a apoyar la idea de una medicina psicosomática que trata de entender al ser humano de una manera más holística que la que se refiere solamente a la mente o al cuerpo físico.

Cierto es que actuando sobre el plano mental se corrigen deficiencias en lo físico, pero para manipular el primero, antes hay que demostrar o desactivar los desarreglos y obstrucciones que se producen en la psiquis. Y en ese momento entra también en juego la conciencia, un campo ilimitado que no se circunscribe al espacio o al tiempo, sino que trasciende los cerebros individuales para enmarcarse en el infinito de la esencia creadora del Todo.

Pero, ¿Cuál es el proceso que empuja al cuerpo físico a padecer por las irregularidades que se padecen en el físico? Sabemos que el organismo humano tiene una serie de glándulas encargadas de procesos bioquímicos que permiten decodificar la información que llega a través de vías externas, como la alimentación, o internas, como los procesos mentales. Si los cuerpos o campos de energías (físicos, etéricos, mentales) de la persona se encuentran equilibrados, su estado de salud será normal, pero en el momento en que se produzca algún trastorno en alguno de ellos, este repercutirá inmediatamente en el resto. Lo más frecuente es que el trastorno se produzca primero en los cuerpos más sutiles.

Cuando la mente se altera, lo primero que se afecta a nivel físico es el cerebro, y más concretamente las glándulas pineal y pituitaria, lo que se traduce en desarreglos hormonales que, a su vez, inciden sobre el equilibrio de elementos en sangre y, posteriormente, en el sistema nervioso. Asimismo, se ha comprobado que la excesiva producción de hormonas puede modificar, por ejemplo, la subsiguiente fabricación de estrógenos, lo cual hace que se sintetice en exceso el calcio y se produzca un estrechamiento en los capilares con menor aporte de oxígeno, y nutrientes al cerebro, lo que finalmente se traduce ene irritabilidad, agresividad, cefaleas, pérdida de memoria, y también estrechamiento del nervio óptico.

Como se ve, se trata de un complejo proceso en el que todos nuestros cuerpos interactúan y donde la mente interviene en todas y cada una de las células del organismo, no sólo en las nerviosas.

Si te interesa conocer más al respecto de este tema y del punto de vista que las terapias alternativas tienen sobre la enfermedad te invito a que navegues por todo nuestro sitio y encontrarás muchísima información interesante.

 

Lic. Matías Arrizabalaga