La Grafología

INSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍNRecibe en tu email información del Instituto, Actividades presenciales y en línea, Notas de Interés y TE REGALAMOS dos Manuales de Estudio para descargar  

 
 Suscríbete
Email:  

 

La Grafología

La Grafología es la ciencia que estudia la personalidad a través de la escritura. Puede considerarse una disciplina científica de carácter auxiliar de otras ciencias como la Psicología , la Medicina , el Derecho, la Psiquiatría y la Pedagogía. También puede considerarse dentro del campo de la Psicología como lo hacen muchos autores como una Técnica Proyectiva Gráfica. Lo que le da su carácter científico es tomando el concepto de ciencia, toda disciplina que posee un cuerpo sistemático de ideas, con un criterio metodológico propio y estandarizado de modo tal que cualquier profesional siguiendo rigurosamente la metodología y procedimientos previstos arribara a la misma interpretación. 

 

¿Cuál es su objeto de estudio? El análisis de la escritura humana o grafismo sin importar la cultura o idioma. ¿Para qué El grafólogo realiza estos estudios?... con El fin de conocer y lograr una mayor comprensión del ser humano, su personalidad y dimensión psicosomática inherente. Esto implica la posibilidad de realizar un estudio profundo que comprende la posibilidad de diagnóstico, seguimiento, pronóstico de un sujeto. Y de un recorrido genético evolutivo si se cuentan con letras anteriores del sujeto. ¿Por qué medios? A través de mediciones que responden a módulos preestablecidos. Como instrumentos complementarios el grafólogo utiliza lupa, (de distintos aumentos) transparencias, hoja milimetrada, transportador, escritos anteriores y posteriores al análisis grafológico.

En medicina, un análisis de los cambios en la escritura a lo largo del tratamiento permite conocer la evolución del paciente y la incidencia que la terapia está teniendo en la estructura de su personalidad.

En la faceta laboral de la psicología también se ve reforzada por la grafología con diversas aplicaciones, la primera de las cuales es la selección de personal. En efecto, un análisis grafológico de los curriculums escritos a mano permite hacer una primera selección de los más adecuados para un determinado puesto; posteriormente se elabora un informe más detallado de los candidatos que a lo largo del proceso de selección se perfilan como idóneos. Pero la grafología no sólo permite seleccionar, sino que hace posible mediante análisis periódicos de la escritura del personal la adecuada redistribución del mismo en el organigrama de la empresa.

En educación, la grafología constituye una eficaz ayuda en el conocimiento de la personalidad de alumnos, padres e incluso personal docente, lo que es un importante factor para conseguir unas mejores relaciones entre todos los implicados en el proceso educativo. También es de resaltar la importancia de la grafología en la orientación vocacional de los jóvenes, de acuerdo con sus capacidades intelectuales, sus aptitudes y su personalidad, todas ellas analizables a través de su escritura.

Existe una rama de la grafología, llamada grafoterapia, cuyo objetivo es la modificación de determinadas conductas fundamentalmente de personas jóvenes, a través de corregir algunos rasgos de su escritura. No obstante, el éxito de estos tratamientos puede ser debido en gran medida a la relación del joven con la persona que le trata, más que a los cambios que se pretenden introducir en su escritura.

Aparte de estas aplicaciones, la grafología es muy útil también en el terreno de las relaciones públicas, ya que permite tener un conocimiento previo de las personas con las cuales se ha de tener una reunión o entrevista de trabajo. En el campo de las ventas, la grafología permite no sólo seleccionar vendedores eficaces en las correspondientes selecciones de personal sino conocer las características personales de los potenciales clientes.

Las relaciones humanas tienen también en la grafología un importante auxiliar, por ejemplo en un tema tan delicado como la búsqueda de pareja y su posterior orientación mediante un tipo de análisis denominado «de compaginación de caracteres», en el que se hace un estudio de todos aquellos aspectos de la personalidad que resultan claves en una relación. También son detectables mediante el análisis grafológico de las escrituras de los integrantes, las problemáticas familiares, ya sea entre los propios cónyuges, o entre ellos y sus hijos o bien entre estos mismos entre sí. De igual forma se puede usar la grafología para deducir cómo van a ser las relaciones entre los miembros de un determinado grupo de personas, o cuáles son los aspectos positivos y negativos que presentan, en el caso de que estas relaciones ya existan. A través de la grafología podemos conocer a las personas en profundidad, elaborando un informe grafológico completo mediante la técnica grafológica. En este informe pueden incluirse todas las características intelectuales (agilidad mental, capacidad de síntesis, claridad de ideas, intuición, lógica, creatividad, etc.). También las aptitudes para el estudio y el trabajo, tanto en lo relativo a la capacidad (intensidad laboral, constancia, diligencia, concentración, memoria, etc.) como a la actitud que se adopta ante el mismo (práctica o teórica, grado de orden, detallismo, puntualidad, capacidad de organización, dotes de mando, iniciativa, decisión, nivel de aspiraciones, etc.).

Para terminar estudiando todos y cada uno de lo aspectos de la personalidad; si la persona es más o menos intro o extravertida, si se deja llevar más por los sentimientos o bien es más cerebral, cómo suele ser su estado de ánimo, la energía interna de que dispone o la fuerza de su «yo», su auto concepto, si es capaz o no de controlarse, la confianza que tiene en sus propias posibilidades, etc. Se valora también la forma de relacionarse de la persona: si es más o menos sociable, si dice las cosas como las piensa o utiliza la diplomacia, si se adapta o no a diferentes ambientes y situaciones y hasta qué punto le influye lo que pasa a su alrededor, así como la fiabilidad general que esa persona ofrece. También son sujeto de análisis grafológico otros aspectos tan íntimos como la canalización y el desarrollo de la sexualidad, o tan primarias como la manera de enfocar la propia agresividad: el grado de ésta, hacia dónde se suele dirigir, etc. Asimismo es posible incluir en el informe grafológico un estudio de las alteraciones de la personalidad, si las hubiera. En efecto, son detectables mediante grafología la existencia de neurosis (pudiéndose especificar si son de angustia, obsesivas, histéricas, depresivas, etc.), de psicosis (como la paranoia, la depresión, la esquizofrenia, etc.) o de psicopatías, así como de tendencias suicidas y drogadependencias. Además, mediante la aplicación del test grafológico, no sólo es posible el análisis de la persona en un determinado momento, sino que también se puede estudiar su evolución a lo largo de la vida del sujeto. Es necesario para ello disponer del material gráfico adecuado perteneciente a cada época, desde los primeros garabatos y dibujos de la infancia hasta la escritura actual.

 

Lic. Matías Arrizabalaga